Masthead header

Paso a paso…

Hola mundo! Hoy quiero hablaros un poquito de cosas importantes, de lo que todo el mundo habla estos días, de la igualdad de género.

Yo no soy una experta en el tema. No soy una activista del feminismo. Es más, ni siquiera se si puedo llamarme feminista. Y no porque no crea en la igualdad entre hombres y mujeres, sino porque no he aportado nada importante a esta causa. Si me comparo con esas mujeres que están en la lucha social real, derribando muros y rompiendo techos, mi feminismo habría que mirarlo con una lupa.

Pero eso no quiere decir que no haga nada por cambiar las cosas. Creo que todas las mujeres ponemos nuestro granito de arena a esta causa, incluso sin proponérnoslo. Cada día somos menos tolerantes con las actitudes machistas o de desigualdad. Educamos a nuestros hijos en la igualdad. Y no nos conformamos ante las injusticias que vemos a nuestro alrededor.

Hace poco me contaba una amiga que a su hija, en el colegio, le habían hecho recoger el zumo derramado por otro compañero. A pesar de que el niño estaba presente y estaba reconociendo que había sido él, el profesor creyó más oportuno que fuera esta chica a por la fregona y limpiase el charco. Mi amiga, muy indignada por la situación, tardó bastantes días en hablar con el tutor de su hija. No sabía muy bien que decir, cómo plantear el problema. ¿Y si fue casualidad? ¿Y si no había una intención machista detrás de todo esto? Lo que sí sabía era que tenía que hablarlo, que no podía dejar las cosas así. Que es muy complicado educar a los hijos en igualdad, por todos los mensajes contradictorios que les rodean, para que alguien desde fuera los “des-eduque”.

Mi amiga no consiguió gran cosa hablando con el tutor, pero al menos su conciencia se quedó tranquila, hizo lo estaba en su mano. Hace unos años esto no hubiera supuesto motivo de queja ni de preocupación. Seguramente no se le hubiera dado importancia a la situación. Hubiera pasado desapercibida.

Esto quiere decir algo. Estamos cambiando. Aunque siga existiendo una cara A (la que distingue entre niños y niñas, tareas de niños y de niñas, juguetes de niños y de niñas…), la cara B va cobrando fuerza. Y eso es gracias a las miles de mujeres que cada día pelean por el cambio: maestras, políticas, artistas, amas de casa…

Recuerdo que este verano, estando en la piscina del apartamento donde pasábamos unos días, llegó un padre con su hijo. Mi hija Lola estaba nadando, y les propuse a los dos (a Lola y al chico que acababa de llegar) que hicieran una carrera. A los dos les pareció buena idea. Lástima que Lola ganase la carrera. Lástima por el chico, porque el comentario de su padre fue: cómo dejas que te gane una chica? no te da vergüenza? Una verdadera pena! Yo le expliqué a Lola que ese comentario no era acertado, que chicos y chicas somos iguales, pero que no todos tenemos las mismas cualidades, o no todos nos preparamos para lo mismo. Lola estaba más en forma que ese chico, pero quizás él leyera mejor que ella, o jugase mejor al ajedrez…quien sabe!

Pienso que hay generaciones que están perdidas, y ya poco podemos hacer por ellas, pero sí que hay que trabajar para que las nuevas generaciones vayan creciendo en un entorno más amigable, más equilibrado. Pongamos nuestra imaginación y nuestra inteligencia al servicio de la igualdad, sin rencores, sin acritud.

En estos días, podemos ver por la red montones de campañas y movimientos feministas de cara al 8 de marzo. Desde el club proponemos algo divertido. Envíanos un video corto, grabando tus propios pasos. El último día subiremos el montaje recopilando todos los pasos que nos hayan llegado. Será nuestro pequeño homenaje a aquellos seres humanos, mujeres y hombres, que hayan caminado en busca de la igualdad. Un paso no lleva a ningún sitio, pero uno detrás de otro y detrás de otro y detrás de otro…te lleva al infinito y más allá!!!

PD: manda tu vídeo a rocio.lepecuberos@gmail.com o bien compártelo en nuestro facebook.

Gracias!

IMG_7410

 

Facebook|Twitter|Pinterest

Tu email es nunca será publicado o compartido. Los campos señalados son obligatorios *

*

*